• [0381] 420 5875 - Lavalle 735 - secretaria@atot.com.ar

Historia

Vamos a tratar de contar algo de la Historia de la ATOT, es decir, de la Asociación Tucumana de Ortopedia y Traumatología que nuclea a los especialistas de la casi más antigua disciplina médica de la Humanidad.

No nos olvidemos que la historia del hombre comienza casi,  casi, con un acto quirúrgico ortopédico-una costectomia-para la creación de su, desde entonces, inseparable compañera. Y digo-casi mas antigua- porque solo fue superada en edad- brevísimos instantes probablemente-por la Anestesiología, recordemos a propósito, que previamente Adán había sido…….”sumido en un profundo sueño.”

Claro que esta historia comienza mucho…..mucho después, hace apenas 50 años. Si, porque nuestra Sociedad nace el 31 de Octubre de 1958 como lo muestra el facsimil que acompañamos.

En aquella histórica reunión llevada a cabo en la Sede Social del Colegio Médico de Tucumán ubicada en calle Rivadavia 177 de nuestra ciudad algunas de cuyas autoridades eran:

Presidente: Dr. Jose Yanicelli Arce

Vicepresidente: Dr. Carlos Ballesteros

Secretario: Dr. Reinaldo Barcolongo

Tesorero: Dr. Juan Villalonga

Y con la presencia de los Médicos Traumatólogos Doctores:

  • Alberto Daniel
  • Pedro D. T. Maulucci
  • Héctor Augusto Gramajo
  • Simón Hebe Paesky
  • Julio Cesar Ramos
  • Guillermo Palacios
  • Vicente Sgandurra
  • Eduardo Pacios
  • Antonio Molina
  • Federico Rossi
  • Nalla Salim
  • Guido Perez
  • Cesar Rengel
  • Carlos Pasquini Lopez
  • Luis Chrestia

Y luego de interesantes consideraciones con relación a la necesidad del nucleamiento de los especialistas y a las desventajas que ello significaría, se acordó formar una Comisión encargada de redactar los estatutos de la flamante futura Sociedad y que estuvo integrada por los Doctores:

  • Antonio Molina
  • Eduardo Pacios
  • Julio Ramos.

Así fue que el 31 de Octubre de 1958 quedo formalmente fundada la SOCIEDAD DE ORTOPEDIA Y TRAUMATOLOGIA DE TUCUMAN, cuya Primera Comisión Directiva estuvo integrada de la siguiente manera:

  • Presidente: Dr. Alberto Daniel
  • Vicepresidente: Dr. Julio Cesar Ramos
  • Secretario: Dr. Eduardo Pacios
  • Tesorero: Dr. Antonio Molina
  • Vocal 1º: Dr. Vicente Sgandurra
  • Vocal 2º: Dr: Pedro DT Maulucci

La novel Sociedad era fundamentalmente de carácter científico y su actividad se centraba en la realización de los Ateneos Hospitalarios y las Reuniones Científicas como parte de un calendario fijo.

Los Ateneos se llevaban a cabo en las Salas de la especialidad de los Hospitales y en ellos se presentaban los casos de los pacientes que se hubieron tratado en ese servicio o que estuvieran internados aun. Eran generalmente en el Hospital Padilla, Centro de Salud, Hospital de Niños, Policlínico Ferroviario y ALPI.

También se discutían los problemas de los pacientes que presentaban los otros asistentes generalmente con la mostración de radiografías o incluso con la presencia de los enfermos que eran examinados por los asistentes.

Esto daba lugar a interesantes discusiones con la participación activa de los concurrentes que aportaban sus conocimientos y experiencia.

Se  acostumbraba también a mostrar los resultados alejados de los tratamientos efectuados.

Las Reuniones Científicas se llevaban a cabo generalmente en el Local del Colegio Medico, o en otros salones de la Ciudad como el del Centro de Salud o el del Roux Ocefa y en ellas se consideraban trabajos de los miembros. En estas no había presencia de enfermos y las discusiones eran teóricas.

Se presentaban trabajos con una casuística mayor, algún tratamiento innovador, o la revisión de algún tema de interés del autor.

A parte de estas reuniones fijas y previamente diagramadas por la Comisión Directiva se llevaban a cabo otras con la presencia  de destacadas personalidades de la especialidad.

Entre estas recuerdo Las Jornadas del Sesquicentenario-realizadas en conmemoración de los ciento cincuenta años de la declaración de nuestra Independencia-y que fue reunión conjunta de la SAOT y la SOTT auspiciada por la Asociación Médica Argentina. Se llevaron a cabo el 17 de Agosto de 1966.

En otras oportunidades se hicieron Cursos de distinto tipo y sobre variados temas en los que se contó con la presencia de verdaderos maestros de la Ortopedia-de los que citare a algunos que recuerdo- que nos visitaron en una o varias ocasiones:

  • Prof. Carlos Aiello
  • Prof. Nora Bloise de Napolitano
  • Prof. Francisco Celoria
  • Prof. Carlos A. de Anquin
  • Prof. Manuel Del Sel
  • Prof. Juan Cruz Derqui
  • Prof. Arnoldo Didier
  • Prof. Adolfo Fernández Vocos
  • Prof. Carlos A. N. Firpo
  • Prof. Luis Japas
  • Prof. Miguel F. Napolitano
  • Prof. Luis Petracci
  • Prof. Eduardo Zancolli

Y muchos, muchísimos más.

LA ESPECIALIZACION

La Especialización, tanto en Ortopedia y Traumatología como en las otras ramas de la medicina se obtenía con la concurrencia a los servicios de la especialidad que funcionaban en los diferentes Hospitales de la Ciudad.

Para ser reconocido como especialista se debía acreditar la concurrencia y participación activa en estos servicios durante cinco años.

Pero la orientación comenzaba aun antes de recibirse pues el estudiante, al ser nombrado Practicante Menor ( ad honores) en 5º año, y Practicante Mayor ( rentado) en 6º año-no olvidemos que la carrera de Medico duraba 6 años en esa época-debía elegir una Sala a la que concurría diariamente, cumpliendo funciones de colaborador de los profesionales tanto en las tareas de consultorio externo como en las Salas de interacción, curaciones, confección de yesos y también en el quirófano antes, y después de las intervenciones quirúrgicas.

Si habremos recibido tirones de oreja, como también felicitaciones, estimulo y el afecto permanente de nuestros Jefes y el Cuerpo Medico en Gral.!!!- También es de destacar la colaboración del personal no medico que nos ayudaba permanentemente en nuestro aprendizaje.

¿Usted lo hace así a ese Yeso Dr.?-

Ah……! Fíjese que el Dr. Fulano (y nombraba al que mejor hacia ese tratamiento) lo hace de esta forma- y nos indicaba la manera correcta de hacerlo.

Una vez recibidos continuábamos asistiendo regularmente a las Salas del Hospital donde bajo la dirección de los Médicos del Servicio íbamos asumiendo tareas cada vez más complejas en la atención de los pacientes.

Entre las funciones que cumplía el Practicante se destacaban las de Guardia.

La Guardia estaba integrada por un Jefe de Guardia-Cirujano Gral.-y los Practicantes- Mayores, Menores y Agregados.- Cada día de la semana de Lunes a Sábado la Guardia estaba cubierta por los practicantes de 1 o 2 Salas de Clínica y 1 o 2 Salas de Cirugía (los días Lunes en mi caso hacíamos guardia los practicantes de la “1” de Cirugía, de la “9” de Traumatología y de la “7” de Clínica Medica. (Se acuerdan Elias, Polo, Miguel?) El día Domingo era rotatorio. En ocasiones de casos graves acudían a nuestro pedido (de los Médicos Internos por supuesto) los Médicos de planta del Hospital y en ocasiones de catástrofes todo el mundo colaboraba.

CREACION DEL CENTRO DE ORTOPEDIA TRAUMATOLOGIA Y REHABILITACION

Creación 1962-Disolución 1969

En 1962 fue creado el Centro de Ortopedia Traumatología y  Rehabilitación para centralizar en un solo lugar la atención integral del traumatizado. El autor de esa iniciativa fue el Dr. Julio Cesar Ramos que durante años brego para, por fin, conseguir su objetivo.

Para crear este Centro, se recurrió a los Servicios de Ortopedia y Traumatología que funcionaban en los diferentes Hospitales de la provincia y así se unieron la Sala 9 del Hospital Padilla, la Sala 15 del Centro de Salud ( ex Hospital de Mujeres Zenón Santillan), parte del servicio de Ortopedia y Traumatología del Hospital de Niños y el Centro de Rehabilitación de Lisiados que funcionaba en las “Catacumbas” del viejo edificio del Hospital de mujeres que había sido trasladado en la década de 1960 a su nuevo y “ lujoso” local donde funcionaba actualmente la manzana de Av. Avellaneda al 700.

El Centro de Rehabilitación de Lisiados llego a estas “Catacumbas” desde su anterior emplazamiento frente al Parque 9 de Julio, un amplio edificio creado para un Hogar Escuela que funciono en la década de 1950 al final de la cual fue desmantelado.

En el nuevo Centro, cuyo 1º Director fue el Dr. Julio C. Ramos funcionaban la Sala 1 a cargo del Dr. Guido Perez, la Sala 2 a cargo del Dr. Antonio Molina, la Sala 4 del Dr. Eduardo Zarbá, la Sala 7 a cargo del Dr. Hector Augusto Gramajo y el Sector de Rehabilitación a cargo del Dr. Miguel Ángel Ansonnaud.

En ese Centro se trabajaba arduamente aunque con gran precariedad de medios que se fueron consiguiendo paulatinamente.

Se cumplía con la atención de Consultorios Externos, internacion y guardias activas cubiertas por Médicos Traumatólogos, Practicantes Mayores y Menores, Técnicos Anestesistas y Enfermeras.

También contaba el Centro con un Taller de Ortesis y Prótesis para el Equipamiento de los pacientes que requerían estos elementos.

Si bien el trabajo era intenso, en el Centro por el numero y complejidad de los problemas a resolver y las carencias se iban solucionando sobre la marcha, una serie de problemas económicos, de personal, de equipamiento y el hecho de que los grandes Hospitales se quedaron sin Servicios de Ortopedia y Traumatología, hicieron que su vida fuera efímera y el Centro fue disuelto en 1969 durante la Intervención de Nanclares volviendo los Servicios a sus Hospitales de origen y la Guardia Traumatológica fue trasladada al Hospital Padilla donde se incorporo al Servicio de Guardia Mayor. (Quizás también hubiera algún problema de tipo político).

En el C. O. T. y R se formo un importante cúmulo de Especialistas que comenzaron como Practicantes y que luego de recibidos ejercieron-muchos continúan haciéndolo-en nuestra y en otras provincias, y en distintos países hermanos latinoamericanos de donde provenían.

CATEDRA DE ORTOPEDIA Y TRAUMATOLOGIA

Otro de los hitos destacados en la Historia de la Ortopedia y Traumatología fue sin duda la creación de la Cátedra de la especialidad en la Facultad de Medicina de la UNT.

Si bien la docencia esta implícita en el acto médico, esto es mas cierto aun en la práctica Hospitalaria.

Así desde siempre, se enseño Ortopedia y Traumatología en los Hospitales y lo hicieron todos los médicos en mayor o menor cuantía de acuerdo a sus dotes personales y a la sed de aprendizaje del discípulo, no olvidando que la única forma de aprender a ser Médico se lleva a cabo a la cabecera del enfermo, esté este en el consultorio, en la Sala de internación, en el Quirófano, en el gimnasio de rehabilitación, en el aula de la Escuela o en el Taller protegido.

Es de destacar en este punto la acción de nuestra SOTT que brego desde sus comienzos por la creación de un sistema formal de preparación de los Especialistas. Esto quedo claramente expresado en el Acta Nº 19 de la Sociedad, fechada el 2 de Junio de 1960 en la que se decide elevar una nota al entonces Decano de la Facultad de Medicina Dr. Virgilio Victoria, solicitando la creación de la Cátedra y expresando los fundamentos de la misma.

Asimismo, en la Memoria Anual del ejercicio 1962, figura la decisión de nuestra Sociedad de “interesar a los Profesores de Clínica Quirúrgica en el sentido de profundizar en el estudio de temas de la Especialidad” para lo que ofrece su colaboración.

Pero indudablemente, un paso gigantesco en el largo proceso de Enseñanza-Aprendizaje, se dio en 1977 cuando se creo la Cátedra de Ortopedia y Traumatología en la Facultad de Medicina de la UNT.

Hasta ese momento, Traumatología se estudiaba incluida en las materias Patología y Clínica Quirúrgica en cuyos programas se incluían algunos temas de la especialidad. Incluso algunas Cátedras de Cirugía, contaban entre su Cuerpo Docente con Médicos Traumatólogos como Jefes de Trabajos Prácticos que dictaban clases y daban T. P. de Ortopedia y Traumatología.

Así comenzaron su carrera docente algunos de los integrantes de la futura Cateara.

El Primer Profesor fue el Dr. Antonio Alfredo Molina y la misma tenía su Sede en la Sala 9 del centenario Hospital Ángel C. Padilla que en ese momento contaba con 42 camas de internación.

La formación de los especialistas en nuestra Provincia se ha visto beneficiada en gran manera desde que en año 1994 se crea en el Hospital Padilla el sistema de Residencias Médicas.

Este sistema harto reconocido a nivel mundial como muy eficiente en cuanto al aprendizaje del Residente, si bien perfectible en otros aspectos, permite que el Médico recién graduado con un periodo de tres o cuatro años de entrenamiento intensivo pueda desempeñarse satisfactoriamente  ante la gran mayoría de los problemas de la Especialidad. Actualmente, este modelo esta aplicándose tanto en el sector publico como privado.

La primera residencia en Ortopedia y Traumatología en nuestra Provincia, fue la del Hospital Ángel C. Padilla en 1994.

SERVICIOS DE ORTOPEDIA Y TRAUMATOLOGIA EN TUCUMAN

Los servicios de Ortopedia y Traumatología en los diferentes Hospitales de la Provincia, tanto Públicos como Privados que eran: Hospital Padilla, Centro de Salud Zenón Santillan, Hospital de Niños, Policlínico Ferroviario y ALPI, además de los servicios de los diferentes Sanatorios Privados. De esto, los dos primeros eran para la atención de hombres y mujeres respectivamente, el de Niños era especifico, el Policlínico era mixto y recibía pacientes de todo el NOA pues era el Hospital Cabecera para la atención del personal ferroviario y ALPI, filial de ALPI Central se dedico en sus comienzos, como su sigla lo indica (Asociación para la Lucha contra la Parálisis Infantil) al tratamiento de pacientes con secuelas de polio, si bien posteriormente amplio su campo de acción.

ALPI era un Centro de Rehabilitación con todos los Departamentos necesarios para su funcionamiento: Clínica, Fisiatría, Terapia Física, Terapia Ocupacional, Psicología, Escuela, Taller de Ortesis y Prótesis y por supuesto Cirugía Ortopédica que era el encargado de realizar la prescripción, ejecución y control postoperatorio de todas las intervenciones quirúrgicas necesarias para el tratamiento de los pacientes-en general niños afectados por la numerosas secuelas de la tremenda enfermedad: la polio-Niños, que debían ser operados dos, tres, cuatro o mas veces cumpliendo el detallado “ Plan Quirúrgico” previamente establecido para obtener resultados y poder finalmente conseguir que caminaran, o que mejoraran su marcha, o que dejaran de necesitar una pesada o poco cómoda ortesis.

Permítaseme hacer aquí un paréntesis para rendir un merecido homenaje a los científicos, realmente grandes benefactores de la Humanidad, que con sus respectivos equipos de trabajo, hicieron posible que el panorama de dolorosisimos tratamientos, de cuidados de posiciones, fomentaciones, movilizaciones y demás torturas del tratamientote la fase aguda e la polio, seguidas de los yesos correctores, interminables sesiones de gimnasio, horas y horas frente a la mesa de entrenamiento en terapia ocupacional y mas aun cantidades de cirugías y yesos, equipamiento con grandes aparatos de difícil construcción y mucho mas difícil uso por parte de esos pequeños y débiles niños con múltiples deformaciones y parálisis se trocara en la maravillosa realidad de niños totalmente sanos y normales por la sola administración de dos gotitas de la maravillosa vacuna.

-¿ Que parecido se me ocurre esto a los cuentos de Hadas donde con el mágico toque de una varita se trocara un sapo en Príncipe o una Cenicienta en Princesa….! Con esas dos gotitas se logro erradicar a ese espantoso flagelo que azotaba a nuestros niños. Se hizo desaparecer a ese compendio de patologías ortopédicas, a ese muestrario de posibles técnicas quirúrgicas con las que esforzadamente los médicos trataban de devolver funcionalidad a esos miembros incapaces, alinear a esas columnas pavorosamente deformadas, potenciar a esos músculos debilitados o suplir a los totalmente paralizados. Ideaban ingeniosos dispositivos para facilitar que esa manito llegara a la boca, que ese tronco no se inclinara peligrosamente o que esas piernas pudieran soportar el peso del cuerpo y además le permitieran el desplazamiento, le ofrendaran el maravilloso logro de trasladarse.

Dos de los Genios que posibilitaron esta maravilla fueron los Doctores Jonás Salk y Albert Sabin. Muchas, Muchísimas Gracias Dres. Salk y Sabin!!!!!!!.

TRANSFORMACION DE LA SOTT EN ATOT

En el año 1999 en una Asamblea llevada a cabo el 24 de Marzo se decidió el cambio de figura Legal de la Sociedad configurándose la ATOT (Asociación Tucumana de Ortopedia y Traumatología) con una importante modificación de los Estatutos.

Entre los principales objetivos de la Asociación figuran:

  • Contribuir al progreso de la Medicina
  • Realizar estudios de las Patologías del aparato locomotor.
  • Propender al desarrollo de sus miembros.
  • Promover la jerarquizacion y la enseñanza de la Especialidad a través de todos los recursos que se consideren aptos.
  • Propender al establecimiento de relaciones con las Sociedades similares del País y del Extranjero.
  • Crear Comités para llevar a la práctica determinadas líneas de acción que se consideren de interés.
  • Promover e intervenir en el contrato científico, ético, deontológico y de cualquier otro aspecto que se relacione con el ejercicio de la Especialidad.

También es de destacar la modificación en las Categorías de Miembros que incluyen: Titulares. Adherentes, Júnior, Correspondientes, Vitalicios y Honorarios Nacionales y Extranjeros.

Debe apuntarse asimismo la creación de los Comités de:

  • Ex Presidente
  • Docencia e Investigación
  • Editorial, Biblioteca e Informática
  • Ejercicio Profesional

En el año 2006 se incorpora a los Estatutos de la ATOT el Código de Ética, similar al de la A. A. O. T. (Asociación Argentina de Ortopedia y Traumatología).

Actualmente, nuestra joven Asociación, se encuentra en una etapa de grandes transformaciones.

Se está incursionando además de las actividades Científicas a las que siempre se dedico, en el Campo del Ejercicio Profesional en el que es novel incursionante.

En el Campo Científico el repunte es muy evidente. La realización de la gran cantidad de Cursos y Congresos de carácter tanto Nacional como Internacional con la participación de destacados especialistas internacionales que anualmente se desarrollan en los que la participación de nuestros consocios es por demás destacada, dando lustre a los mismos y a los que la masiva inscripción de especialistas del País como del extranjero enaltece. Los destacados trabajos científicos de sus socios, acreedores en varias oportunidades a importantes premios ponen en evidencia tanto el despegue definitivo de nuestra Asociación como el destacado papel de sus integrantes a nivel tanto Nacional como Internacional.

Se continúa en tratativas con diferentes Obras Sociales en relación a las prestaciones médicas, lo que redundara en beneficio de sus asociados.

No nos olvidemos de nuestros deseos de progreso (de nuestra fundación en la Sede de calle Rivadavia) y seguimos unidos a nuestro Colegio Medico del que nos sentimos parte integrante.

También dejamos sentado nuestro deseo de progreso tanto en lo Institucional como en lo personal de nuestros asociados.

Sabemos que lo importante que es aquello de “hacer camino al andar” y nuestra Asociación esta haciéndolo permanentemente guiándose de la sabia frase del frontispicio de Nuestra Universidad; LOS PIES EN LA TIERRA, LA VISTA BIEN EN LO ALTO.

Dr. Pío Francisco Jaén

Octubre 2008